Recicla i Guanyaràs
PER QUÈ RECICLAR ÉS ESTALVIAR

Porqué reciclar es ahorrar

Separar los residuos en casa, en el trabajo, en la escuela,… nos hace ganar a todos:

Una de las partidas presupuestarias más grandes de un municipio es la limpieza viaria y recogida y tratamiento de residuos.

La ciudadanía y las actividades económicas pagan tasas para cubrir estos servicios, pero actualmente estas tasas no cubren el 10% del coste, y hoy en día todavía hay municipios que no tienen tasa específica de residuos cuya recaptación se hace indirectamente a través de otros conceptos.

Gran parte de los residuos que generamos no se separan correctamente y acaban en el contenedor gris, el de fracción resto o rechazo, pero en realidad buena parte de ellos son reciclables y se podrían aprovechar si se hiciera una buena separación en casa y terminaran en la fracción correspondiente de recogida selectiva.

Hay aún mucho margen de mejora para las fracciones de papel/cartón y vidrio, pero el caso más dramático es el de los envases y la materia orgánica, agravándose en este último caso en que la materia orgánica (restos de comida, restos de jardinería, fracción vegetal pequeña, etc.) supone un porcentaje de basura que generamos superior al 40 %.

Tampoco debemos olvidar los residuos que los nuevos tiempos tecnológicos han hecho crecer exponencialmente como los RAEE’ s (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), que aún se separan en origen para una correcta gestión (en los puntos limpios o establecimientos comerciales) en un bajo porcentaje, terminando la gran mayoría en la fracción resto o rechazo. O el textil, una tipología de residuo imparable empujado por una industria de la moda low cost que implica baja durabilidad y renovación rápida.

Los camiones de recogida transportan diariamente la fracción resto a la planta de Valorización del Maresme, en Mataró. El tratamiento de miles de toneladas de residuos que entran en la planta cuesta miles de euros a los municipios anualmente. Por un lado, se paga el coste de entrada para el correcto tratamiento de estos residuos y, por otro lado, una tasa que establece la Agencia de Residuos de Cataluña. Esta tasa es un impuesto ecológico que incentiva un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente e impulsa medidas de minimización y de recuperación de material de los residuos, de tal manera que con lo que se recapta se contribuye al financiamiento parcial del coste que comporta para los municipios la recogida selectiva, principalmente de la materia orgánica.

Para cambiar esta situación, y de acuerdo con las directivas de la Unión Europea, la Agencia de Residuos de Cataluña, ha establecido para el año 2020 la obligación de llegar a una recogida selectiva de un 60% de los residuos. Para conseguirlo, ha establecido un aumento progresivo de la tasa para aquellos residuos que no se hayan podido reciclar, de forma que los municipios que no recojan selectivamente una parte de los residuos, serán penalizados mediante el aumento de la tasa.

En resumen, si separamos los residuos, conseguiremos aumentar los niveles de recogida selectiva, reciclaremos más, y reduciremos las toneladas que terminan en la planta de valorización y, por tanto, no solo que el coste del tratamiento de los residuos no aumente, sino que se reducirán las tasas que pagamos.

Y en un futuro próximo, lo que hagamos cada uno de nosotros con nuestros residuos en casa nos implicará con lo que tenemos que pagar, pudiendo ahorrar un buen dinero.

Separando nuestros residuos en casa ganamos todos: gana el medio ambiente y también cada vez más nuestro bolsillo!!!!

Sabías que…?

Actualmente el tratamiento de una tonelada de fracción resto en la planta de valorización de Mataró tiene un coste de 63,66 euros, y en cambio el tratamiento de una tonelada limpia (sin impropios) de materia orgánica tiene un coste final de 35,00 euros, de forma que cada tonelada de materia orgánica depositada incorrectamente con la fracción resto supone un sobrecoste de tratamiento de 28,66 euros.
Y que una tonelada de papel/cartón separada correctamente en el contenedor azul tiene un valor en forma de ingreso de 102,60 euros, o que una tonelada de envases plástico de champús o limpieza tiene un valor en forma de ingreso de 258,41 euros, y que en cambio estos mismos materiales mezclados en la fracción resto tienen un coste de 63,66 euros.